en Articulos, Videojuegos

De como Metal Gear Solid V me “arruinó” los conflictos en videojuegos

De Metal Gear Solid V: The Phantom Pain se pueden decir muchas cosas; que está incompleto, mal escrito, innecesario en la cronología por no llenar huecos, y un gran etcétera. Pero para mi, MGSV representa la culminación de un tema recurrente en la franquicia de Hideo Kojima: La evasión de conflicto.

Desde el primer Metal Gear en MSX, el enfoque de esta serie ha sido siempre la de evitar el conflicto a toda costa a través del sigilo. Pasar por el complejo sin llamar la atención de nadie y solamente luchando cuando es absolutamente necesario (como cuando toca un jefe). Entonces el juego nunca te fuerza realmente a matar personas. Te dan múltiples herramientas que te facilitan ese fin, pero nunca hay presión para deshacerte de todos para llegar a la meta.

Con Phantom Pain esto se ve extendido a su máxima potencia gracias a su concepto de mundo abierto, donde cada recoveco te abre una nueva ruta, y un arsenal apabullante de armas no letales te deja una miríada de opciones para no dejar víctimas a tu paso. Esto sin mencionar que cuando tus enemigos no están al tanto de tu presencia estos van a hablar de diferentes temas, dando a entender que como tú son también personas con vida más allá del campo de batalla, y muchos de ellos anhelan estar en casa con su familia, pareja o hijos, entonces la vía no letal siempre fue mi prioridad a menos que fuera absolutamente necesario para conservar mi integridad física.

No tengo una screenshot a mano, pero la ultima vez que revisé he matado a un aproximado de 14 personas en más de cien horas de juego, y fue producto de una misión que salió mal, muy mal.

¿Entonces por qué me arruinó los conflictos en videojuegos esta particular entrega? Básicamente, me acostumbré a no matar enemigos si existe la opción y no afecta mi progreso.

Cabe destacar que esto lo empecé a sentir con Peace Walker, pero no fue hasta Phantom Pain que se solidifica como algo que terminaré buscando en juegos de acción por lo que me queda de vida.

Y es aquí donde explico la razón de este escrito.

2017 es probablemente el mejor año en la historia de los videojuegos, pero solamente he tenido el chance de jugar tres de los lanzamientos hasta ahora: Nier: Automata, Resident Evil 7 y Persona 5.

Vamos a repasar como MGSV me ha jodido la experiencia de cada uno de estos juegos.

Nier: Automata, arruinado

El juego de Tubi fue la primera víctima de esto, en especial si consideramos que los juegos de Yoko Taro desde Drakengard 1 siempre han tratado de hacerte sentir mal por ser un homicida serial.

En Automata era especialmente problemático porque los enemigos son muy adorables, y nadie te dice por qué exactamente estás peleando contra ellos (la explicación oficial tiene muchas preguntas detrás, y quién te da las órdenes no es muy confiable que digamos). Se pone peor cuando estos empiezan a ganar conciencia y bueno… digamos que el juego en sí lo hace a propósito, y el estar sensible por culpa de Phantom Pain no ayuda.

Claro, aniquilar enemigos es más fácil cuando te atacan a tí o no tienen rostro, entonces la progresión en Automata no se ve taaaan arruinado como con…

Persona 5

De todos los juegos que me pude arruinar por el disgusto a matar personajes virtuales, tenía que ser el juego más esperado en los últimos años para un servidor.

En los Shin Megami Tensei previos a este juego siempre hubo cierto factor de culpabilidad al enfrentar a los enemigos, como en Strange Journey donde ciertos demonios recuerdan si has aniquilado a muchos de su misma especie, o en Soul Hackers donde debías cultivar lealtad en los demonios, eventualmente haciéndome sentir un poco mal por fusionar a alguien que me tenía aprecio.

Pero en Persona 5 se pasaron de verga.

Spoilers super ligeros a continuación. Nada relevante a la historia, solo cosas de la jugabilidad.

En Persona 5 vuelve la negociación con los demonios (en este caso Personas), pero el juego te va inculcando un tipo de culpabilidad bastante explícita y que alguien tan sensible como yo encuentra difícil de soportar en muchas ocasiones. Por ejemplo, cuando negocias con Personas, estos están sometidos a punta de pistola, rogando por su vidas ocasionalmente y las opciones de diálogo en estas escenas casi siempre son bastante… rudas, en el sentido de que no puedes ser amable con ninguno. Es como si el juego te obligase a actuar de una manera altanera cuando se trata de Personas, contrastando con lo amable que puedes llegar a ser en previos juegos de la saga principal o en el mismo Persona 1 donde podías bailar para complacerlos. Esto sin mencionar que al momento de fusionar Personas, estos son ejecutados con una guillotina de una manera bastante gráfica. Sin gore, pero aún así bastante fuerte.

No me gusta ser altanero, no me gusta asaltar gente a mano armada, ni a sacrificarlos para mí ganancia propia. Se siente feo y la culpa la tiene Hideo Kojima, sin el no me importaría mucho estos dilemas morales involucrando criaturas ficticias.

No estoy listo para forzar a Jack Frost a pedirme clemencia ;_;

Lo peor es cuando sacrificas a un Persona o lo dejas ir, y te encuentras a uno de su especie en el campo de batalla; este te va a preguntar porqué lo dejaste ir. “Pensaba que eramos amigos” te a va a decir con un tono lastimero. Persona 5 va a ser lo posible para hacerte sentir mal por acabar con sus vidas y más vale que esto tenga alguna razón de ser en la historia más adelante. Justificación temática ya tiene, porque estos chicos están haciendo justicia con sus manos, convencidos de que todo lo que puedan dañar a su paso justifica el fin, y quizá el maltrato a los Personas durante negociaciones y fusión sea parte de esto.

Me gustaría poder negociar mis batallas en Persona 5 para no tener que lastimar a nadie, pero es imposible porque no dan la misma experiencia que necesitas para enfrentar enemigos obligatorios como jefes, y que para negociar primero necesitas lastimarlos al punto de someterlos.

Resident Evil 7, intacto

Son gente mutante, matar para no morir, y un gran etcétera, así que no hay mucho que mi nueva sensibilidad por gente digital haya podido afectar.

Con decirles que no dudé demasiado en atacar a la que se supone es mi novia/esposa/amante/culito/etc. dentro del juego cuando se vuelve mutante en los primeros minutos del juego.

Menciones honoríficas:

Monster Hunter: Antes podía pasar cientos de horas asesinando a cuantas criaturas me fuera posible para hacerme trajes, ahora me dan lastima cuando caen ante mi espada. Menos mal me dejan capturarlas, aunque sea un poco más de trabajo haciendo las trampas y tranquilizadores.

Yakuza: Todavía no juego Yakuza 0 porque está en el correo, pero en toda la saga es tradición que por más que golpees gente de una manera salvaje y brutal, jamás los llegas a matar, puesto que al terminar una escaramuza tus agresores te pedirán disculpas y hasta te darán dinero u objetos, haciendo a esta serie mi favorita entre todas.

***

Independientemente de la opinión general acerca de Metal Gear Solid V, este sigue siendo uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos, y lo aprecio aún más en retrospectiva gracias a que cambió mi manera de ver los conflictos en videojuegos.

Si bien no ha arruinado mi experiencia en los juegos que he mencionado al punto en que ya no los puedo jugar más (con Monster Hunter siendo la excepción en este caso… pero puede que sea fatiga en lugar de dilemas morales), si me causa un poco de culpabilidad. La impresión de que la única manera de ganar es apagando la consola como me dijeron en Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty.

Todo un genio de la era moderna.

Y quizá esa fue la intención de Kojima todo este tiempo. De que el camino letal no es la solución incluso en situaciones extremas, y me gustaría que los juegos de acción incluyeran opciones no mortíferas, o que deshumanicen al oponente de tal forma en que no me hagan sentir así. ¡Funciona muy bien con Resident Evil!

¿Debería buscar desensibilizarme como lo estaba antes de jugar MGSV? ¿o debería seguir haciendo preguntas, cuestionando y buscando juegos donde el conflicto no sea el tema central del gameplay? Es muy difícil hallar un balance porque siento que me estoy perdiendo juegos con cualquiera de las opciones. Hasta con Call of Duty se siente feo, en especial con lo violento que se ha puesto últimamente.

Creo que ya estoy muy viejo y no consigo la misma diversión con la modalidad más clásica de jugar videojuegos. Porque si bien el medio nació con un partido de tenis, recordemos que en Space Invaders ya estábamos incurriendo en guerras digitales. Y cuando estas peleas pixeladas no te causan la misma adrenalina, si no un montón de preguntas sobre la naturaleza humana ya el hobby no se siente tan relajado.

El conflicto es parte de la industria y este no se va a ir a ningún lado. Y me encuentro hambriento por nuevas opciones ahora más que nunca. Al menos en el área de juegos doble y triple A, porque juegos enfocados en narrativa hay bastantes en la escena independiente, incluyendo nuestro jueguillo Valhalla.

¡Menos mal Yakuza Kiwami y Yakuza 6 están confirmados para este lado del charco! hay muchas peleas pero nadie sale muerto.

Al menos no por culpa mía.

  • Jose Deckard Narváez

    Como alguien que termino spoileado de p5 por un error muy cabron y totalmente no intencional. La explicacion de la brutalidad y descaro con el que se maneja este aspecto del gameplay, tiene sentido con el plot, mas alla de ser un grupo de justicieros que toman la redundante justicia en sus justicieras manos. JUSTICE. ehem… pero si, tiene una razon de ser ese tipo de situaciones.

    Algo curioso que descubri como el demon catcher official de mi guild en SMT: IMAGINE, es que la cantidad de demons de una raza en especifico que matas en un area afecta de manera no apreciable a simple vista tus negociaciones, y a la larga la relacion de amistad que tienes con tus demons contratados. Esto lo descubri en el dungeon de aves de Shibuya, que era donde usualmente un gunner entrena. Cazando un grupo de Hermanas, descubri que costaba mas trabajo realizar contratos o negociaciones con las harpies mientras mas me adentraba en el dungeon el cual tiene un metodo raro de avanzar, sin importar el hecho de que eran mismo level que las que encontrabas en el inicio del dungeon y el mismo sub-tipo de demon, las negociaciones se ponian muy tensas en rooms avanzados y a veces solo quedaba la opcion de meter una force bullet para acabar con su miseria de la manera mas rapida y no dolorosa posible, mientras veia simplemente como bajaba lenta y gradualmente mi amistad con morrigan que encabeza la linea de las avez en imagine. Y esto lo digo como alguien de los pocos que maximizo los stats y skills de negociacion y amistad con demonios.

    • Es como si Atlus hubiera gastado toda su existencia buscando formas de añadir un realismo incómodo a la existencia de los demonios con toques así. Casi todos los SMT y spin-offs recurren a sutiles toques como ese, pero en Persona 5 como que todo está en esteroides.

      Tengo que avanzar más en la historia. Me estoy tomando mi tiempo para disfrutar la estadía en Yongen-jaya.

  • Lognaros

    No leí lo del P5 porque aún no le juego,pero comprendo ese sentimiento con MGS:The Phantom Pain,lastimosamente tampoco he podido jugar Nier,pero ya que hablas de la culpabilidad y las sensaciones que dan los juegos bélicos,te recomendaría que juegues Spec Ops: The Line ,es uno de los pocos juegos que explora el campo de la guerra de un modo diferente,tiene sus cosillas malas,pero en general es excelente.

    Que opinas de los próximos lanzamientos de atlus, en concreto el Deep Strange Journey?.

  • sora

    Siempre he pensado que he de ser la única persona en el mundo que no puede jugar a Monster Hunter por esa misma razón que mencionas. También es cierto que el gameplay nunca me ha resultado muy divertido que digamos, pero es que todo el planteamiento de que vas por ahí matando bichos en su propio hábitat para hacerte pieles y armas me parece la cosa más cruel… Duele más aún cuando en los primeros niveles la mayoría son herbívoros y ni siquiera te atacan al verte. Pero vamos, al final creo que es darle demasiadas vueltas, si nos ponemos con esas, yo cuando juego Pokémon trato de no pensar demasiado en lo que estoy haciendo, y la lista sigue. ¿A ti no te había gustado Undertale, por cierto? aunque ahora no recuerdo si el que lo dijo fuiste tú o Fernando.

    Ah, lo que has dicho de P5 me ha dado aún más ganas de jugarlo por cierto, apuntarle a los demonios con pistola mientras los amenazas suena super edgy, me encanta la idea.