en Videojuegos

Dana’s Halloween Week: Michigan: Report from Hell

En el artículo que escribió Fernando sobre lo que significa ser (o no) un juego, se menciona como las consecuencias juegan un papel crucial en la experiencia del jugador para ciertos críticos, y de como irónicamente estas no existen en títulos como Devil May Cry, pues por más que juegues y cambies tu estilo, la historia no tendrá ningún tipo de bifurcación.

¡Parece que Michigan mantendrá vigente esa conversación! en especial si consideramos que en su tiempo Sony se negó a que el juego saliera en Norteamérica por no ser lo suficientemente interactivo.

Otra ironía más considerando que Michigan es posiblemente el juego con más consecuencias en la era del PS2, dado a que su gameplay se sostiene 100% en base a ellas.

michigan7

Michigan: Report from Hell es un juego inusual, aunque eso sería decir poco. Suda51 siempre ha tenido una mente fuera de este mundo, y uno solo se puede imaginar las clases de conversaciones de oficina que llevaron a la producción de este juego. Es casi como si estuvieran bromeando y terminaron por tomar el chiste muy en serio al darle forma de videojuego… lo cual me parece un proceso bastante conocido.

En Michigan controlas a un camarógrafo acompañado de un ingeniero de sonido y una sexy reportera, quienes son enviados a cubrir una misteriosa ola de muertes causadas por criaturas desconocidas. Tu trabajo consiste en apuntar la lente a cualquier lugar de interés que puedas hallar, como notas dejadas por otras personas o sangre en el piso. Total que debes conseguir la primicia a toda costa.

El gameplay es muy simple; caminas y caminas, viendo y enfocando lo que encuentres a tu paso, pero justo cuando empiezas a creer que aquí termina tu interacción con el mundo es donde te das cuenta de que eres una pieza clave en cómo avanza la historia.

Verán, incluso si Michigan podría ser considerado un simulador de paseo como Dear Esther o Gone Home por virtud de la simpleza del gameplay, tus acciones son de hecho el catalizador para absolutamente todo lo que ocurre en lugar de recorrer los escenarios mientras te cuentan la historia.

Por ejemplo, cada reportera tiene su propio escenario, y de ti depende si sigue viva en el siguiente. En caso de que esta muera, otra tomará su lugar.

Y la genialidad no acaba en las maneras en que puedes ayudar a las reporteras a sobrevivir (cierta batalla me encantó porque me sentí en una película por mi rápida improvisación), porque el juego no te castiga por elegir si viven o mueren; es una decisión enteramente propia, y el único medidor visible es uno que indica si has estado concentrada en obtener primicias (scoops), o si has decidido enfocarte en verle la ropa interior a las mujeres que te acompañan (erotic). También existe un medidor extra que determina si eres una persona amoral cuando decides filmar muertes en lugar de ayudar, una completa pasada.

michigan1

Los ángulos comprometedores no faltan en este juego.

Estos indicadores son importantes para algo que ocurre en al final del juego, y no queda de otra si no decirles que lo jueguen para que sepan qué es, no quedarán decepcionados.

Tu estilo de juego será también lo que determine cuánto terminarás jugando al Michigan: Report from Hell, porque este es definitivamente uno de esos juegos donde vas a querer repetir escenas solo para ver qué ocurre si haces algo de manera diferente; es estupendo en ese sentido.

Pero Michigan no es perfecto.

Como muchos juegos en este especial de Halloween, Michigan: Report from Hell sufre de una grave falta de presupuesto que impide animaciones más detalladas y un apartado visual más pulido. La actuación de voz es hilarante (en especial cuando se trata del basado Brisco, el tipo de sonido), pero no precisamente adrede (creo), y en general el juego se siente así de feo, lo cual no es raro porque es un milagro que Spike haya financiado de cualquier manera este loco proyecto. El gameplay también es bastante tosco y está lleno de bugs que pueden terminar con tu reportera siendo asesinada sin que tu sepas exactamente qué ha ocurrido.

Salvo los bugs que se entrometen en tu partida, opino que esos aspectos causados por el bajo presupuesto le añaden un montón de carisma a todo el asunto. Adoro las películas clase B y Michigan se siente tal cual. Tampoco está lejos de la legendaria serie Simple 2000 (D3 Publisher), el cual dio origen a éxitos de culto como Earth Defense Force y Oneechanbara.

michigan8

Al cuarto juego creo que ya deberían estar cansados de mi apología con juegos de horror que son “malos pero buenos”; pero Michigan: Report from Hell es quizá el más competente del grupo incluso si su gameplay es un tanto más obtuso que el de Chaos Break. Esto gracias a su generoso rango de acciones y consecuencias que no se ven mucho en los videojuegos, ni de esa época ni hoy en día. Es un diamante en bruto que necesitaba un empujoncito extra para poder destacar como debía, y quizá algún desarrollador pueda tomar la bola que Grasshopper no pudo llevar y continuar el legado de este peculiar juego. Es algo que voy a seguir jugando hasta ver todas las escenas que me perdí durante la primera corrida.

Raro, misógino, problemático, algo incómodo de jugar pero es de esos choques de automóviles que no puedes dejar de mirar. Michigan: Report from Hell es un viaje perturbador, lleno de carcajadas intencionales y no-intencionales, que nos lleva por una aventura que nos hace pensar qué tan lejos podríamos llegar si nos dejamos llevar por nuestros instintos más bajos. ¿Sexo? ¿morbo? ¿voyeur? Michigan quiere saber por donde van tus tiros, y se va a encargar de darte un final adecuado, independientemente de lo que elijas.

Súper recomendado.

PD: Mi parte favorita del juego, y lo que confirmó la mucha diversión que se puede tener jugando varias veces por diferentes resultados, es cuando te dan la opción de husmear en la ducha de una de las reporteras, donde si no tienes cuidado puedes terminar filmando a Brisco.

michigan3

michigan4

Y sí, cargué la partida de nuevo solo para ver a la reportera, soy un hombre débil.

michigan5

michigan6

DIAMANTE EN BRUTO SEÑORES, DIAMANTE EN BRUTO.