en Videojuegos

Dana’s Halloween Week: Chaos Break

[Durante la última semana de Octubre publicaremos en Dangeru.net una review al día de diferente material de horror y misterio para colocarte en el ambiente del Halloween. It’s time for the spooks!]

Chaos Break es un juego muy particular.

Corresponde a una época donde casi cualquier idea loca en estudios japoneses era aprobada sin mucha discusión. Una era que nos dio rarezas como Mizzurna Falls y D, pero que también gozó de una cantidad cómica de clones de juegos conocidos.

Uno de los géneros más populares en los 90 era sin duda el survival horror donde te mueves como si fueras un tanque; piensa en Silent Hill y Resident Evil, y muchos clones salieron de estos, como el Hard Edge, y si nos ponemos serios, se puede considerar a Dino Crisis parte de esta ola a pesar de que pertenece a Capcom, casa del mencionado Resident Evil.

Pero Chaos Break tiene algo.

Un poco de Metal Gear, un poco de Resident Evil, una pizca de Parasite Eve, envuelto en un paquete que si bien puede ser mediocre al ojo desnudo me encanta por ser tan sencillo, además de que el ingenio que tuvieron a la hora de cortar esquinas para ahorrar dinero me llegó al corazón. Es un proyecto que fue hecho con cariño por sus creadores incluso si este les fue impuesto por la publicadora (Taito en este caso).

También tiene el mejor par de piernas en la era del PSX. No es broma.
chaos-break-mituki

En fin, Chaos Break es un juego de acción donde puedes manejar a dos personajes: Rick y Mituki (me gusta pensar que se llama Mitsuki y que el equipo de localización se comió la S). Estos deben explorar un laboratorio donde se llevaban acabo experimentos que salieron mal, y ahora deben limpiar el desastre como parte de una unidad militar. Los enemigos consisten en personas mutadas, y la exploración es muy similar a Metal Gear Solid, con sus escenarios en 3D tiempo real, cámara dinámica y un nivel único que se debe explorar a lo largo de la historia.

Pero una cosa sobresale bastante: No es frustrante de jugar.

El auto-lock te permite disparar a cualquier enemigo sin pensar mucho, y el rango de movimiento es suficiente para elaborar una que otra técnica para evadir ataques (aunque las cajas de impacto se pueden poner ridículas).

Nunca me vi en una situación donde el juego me hacía las cosas activamente dificiles, ya sea por los controles o una cámara propensa a oscurecer detalles. Podría decir que ha sido una de las experiencias más placenteras que he tenido jugando en la PSX, y de verdad no entiendo porqué fue devorada por la crítica en su tiempo. ¿Quizá era el efecto de la saturación de ese entonces con los clones del Resident Evil?

Y cabe destacar no escatimaba en darle variedad al gameplay, porque hasta tiene lo que bien podría ser el precursor de Trauma Center en un minijuego de operación a corazón abierto que me mantuvo en el vilo de mi asiento.

chaosbreak1

No has vivido hasta que operas a un bebé monstruo.

Es más, Chaos Break era tan transparente en su intento por ser algo más que hasta el ending cambia dependiendo si salvas a determinado civil en una de las secuencias más difíciles que me ha tocado experimentar.

(Si quieren saber, tuve el final malo porque no lo hice a tiempo…)

Lo malo de Chaos Break es que es muy fácil bloquearte del juego si no eres cuidadosa. Por ejemplo, yo no pude terminar mi primera partida porque cuando tocaba ir al inicio del juego para llegar al ultimo jefe en una parte nueva del mapa, ya había gastado todos los cartuchos de balas y de salud que encuentras antes de desbloquear esta área mientras investigaba la solución a un puzzle. Entonces, sin balas que pudieran alcanzar enemigos que se mueven por el aire y sin paquetes de primeros auxilios, básicamente me había bloqueado yo mismo de la recta final.

Apartando eso, el juego fue todo un placer de jugar en una tarde. Los rompecabezas son sencillos, los enemigos no son un dolor de trasero para aniquilar, y la progresión en general era muy rápida porque el juego te hace saber lo que debes hacer en todo momento, pero sin sostenerte de la mano de manera descarada. Digamos que el diseño está hecho para que sepas hacia donde moverte sin pensar mucho.

Y todo en Chaos Break es así de competente en una manera distorsionada. Sufre de muchas tonterías como una pésima traducción que podría o no confundirte a la hora de resolver puzzles, es muy corto (me tomó como 5 horas a lo mucho terminarlo, pero no lo considero negativo), el combate puede ser aburrido porque no hay muchos tipos de enemigos (como cuatro a lo sumo), y que en general todo el juego se siente barato. Pero tiene la cantidad exacta de juego, no extiende su llegada y cuando empiezas a sentir fatiga simplemente termina, y me encanta cuando pasa eso. Ademas, ese ambiente de anime lleno de violencia, tecnología y Cyberpunk que tanto me gusta son un excelente aderezo. Esos temas que eran genéricos en aquellos tiempos pero que ahora ganan puntitos extra de nostalgia porque ya no vemos cosas así en esta época.

Chaos Break es esa OVA edgy y extraña que pasaban en Locomotion y que no querías que tus padres supieran que estabas viendo, a pesar de que no era la gran cosa.

chaosbreak2

Me encanta Mitsuki. Es que es mi tipo de mujer.

Se podría considerar que este es uno de esos juegos que son “Malos pero buenos”. Tiene bajo presupuesto, gameplay simple, pero posee una atmósfera que en retrospectiva es excelente. Chaos Break es un superviviente de la época donde el anime era una fuerza transgresora en el underworld. Es un juego que puedes fácilmente adorar si extrañas ese feel tan particular de la era del PlayStation 1, u odiar si no puedes pasar gameplay mediocre bajo ningún concepto. Pero considerando lo corto que es, y lo fácil que es emularlo si no quieres conseguir una copia PAL (solo salió en Europa fuera de Japón), no caería nada mal darle una visita en el mes del horror.

No diría que es infravalorado, pero si injustamente ignorado, y supongo que salió en el momento equivocado de la historia, como muchos otros clásicos obscuros del PSX.

PD: El diseño de Mitsuki me encanta, debo hacer fanart un día de estos.

Fuente de la imagen de cabecera.